Consideraciones sobre los derechos legales que otorgan los NFTs

NFT en una moneda con imágenes encima

Durante este 2021 la popularidad y aplicaciones de los NFTs no ha parado de crecer. Los NFT, como ya sabemos, són unos certificados digitales que acreditan la propiedad de una copia única de un activo digital. El hecho de ser único o limitado es la característica que les otorga valor. 

Se trata exactamente igual que cualquier colección material cómo cuadros, sellos o cromos pero en formato digital,  ya sea porque se ha creado digitalmente desde su inicio o porque se haya digitalizado con posterioridad. 

NFTs, derechos de autor y propiedad intelectual

La compra de un NFT significa adquirir la propiedad del activo, pero es importante tener claro que no se adquiere ningún tipo de derecho de propiedad intelectual sobre ese archivo digital. Esos derechos de autor se pueden transmitir sólo con el consentimiento del autor. En el momento que adquirimos un NFT no adquirimos ningún derecho especial, exactamente igual que cuando se adquiere un libro o un disco de música.

La propiedad intelectual en los  NFTs viene asegurada por un Smart Contract. Estos contratos inteligentes en el caso de los NFTs recogen, la propiedad del activo, los derechos de autor y gestionan y recogen las transacciones de este.

En este sentido y gracias a las características de estos NFTs, cada vez hay más empresas que están tokenizando sus activos y se están adaptando a este formato. Las posibilidades son infinitas, todo es susceptible de ser convertido en token y, por lo tanto, hay muchos modelos de negocio que cambiarán en los próximos años. 

NFT’s & Royalties 

Este tipo de activos permiten, como autor, recibir un porcentaje cada vez que tu creación se vende en algún mercado. Estos royalties son perpetuos y se ejecutan automáticamente mediante Smart Contracts, en algunos marketplaces puedes escoger qué porcentaje pero normalmente ronda entre el 5 y el 10 por ciento.

En el momento que una obra NFT se venda por segunda vez y se haya activado la opción de los royalties, el artista empezará a recibir este porcentaje. No son necesarios intermediarios y el pago se realiza directamente al autor.

Este es uno de los cambios que más afectan al arte digital ya que permiten a estos artistas monetizar y poner en valor su trabajo. Tradicionalmente después de la primera venta, los artistas no tenían ninguna manera de saber qué transacciones había sufrido su trabajo, una vez lo vendían ya no obtenían más beneficios. Los NFT’s están cambiando esta realidad y otorgando a los artistas unos derechos que antes eran imposibles.

Fraude y plagio en los NFTs

Nos podríamos encontrar en el caso de que alguien cree un NFT sobre una obra que no sea suya. Pues bien, si esto ocurriera, el autor legítimo tendrá la posibilidad de reclamar judicialmente contra la persona que falsificó su obra; si puede demostrar que la obra existía antes del token y demostrar también que es su autor legítimo.

Es importante también aclarar que el hecho de crear un NFT de una obra no otorga en ningún momento ningún derecho de autor sobre dicha obra, que seguirá perteneciendo al autor original. Es un caso muy parecido al de emitir un certificado de autenticidad sobre una obra que no es nuestra. El certificado en sí no otorga ningún derecho sobre la obra pero al falsificarlo estamos cometiendo un delito de estafa. 

Estamos en un momento de cambio, los NFTs están revolucionando los derechos de autor y propiedad intelectual. Están permitiendo dinamizar un proceso complejo y acero mucho más sencillo y ágil. Es importante tener en cuenta que estamos en un momento de cambio y habrà que esperar a ver cómo se gestiona la creación de normativas específicas para estos campos ya que por supuesto, estos cambios van a traer nuevos problemas y retos. 

error: Content is protected !!